El Sello del Dragón Rojo

1La energía Dragón

La energía del Dragón es la fuerza creativa que resuena en el origen de las cosas, el acceso a la ancestralidad del conocimiento primigenio. Símbolo de la Madre dadora de vida innata en todos los seres humanos.

Nutridor, energético, receptivo, protector, creativo, sensitivo, iniciador, solidario, cuidador, madre, padre, unidad, sangre, memoria, emoción, sentimiento y energía femenina. Es el número para pensarse a uno mismo, el número 1.

Nacimiento – Memoria Ancestral – Origen

Desde el alumbramiento primigenio de la vida, todo en el Universo se engendra, nace, crece, se reproduce, se realiza y vuelve a integrarse al origen. Su reintegración al origen, lo conecta nuevamente con la puerta multidimensional del Universo, para recorrer un nuevo ciclo de existencia.

Cuando naces ya existe todo, naces en lo existente, ya que antes eras inmaterial. Es el momento de pasar de la nada a algo, el surgir, aparecer. El Dragón es símbolo de Origen y Ser Original, son los primeros pasos de la acción que iniciamos, es la luz tomando forma en un cuerpo material para despertar la memoria de las raíces y la sangre. Porque cada engendramiento, cada nacimiento, cada crecimiento y cada madurez, son un milagro de vida; son expresión sagrada de co-creación.

Recuperando la memoria de nuestros ancestros, recordamos el origen de nuestra vida en la matriz de la Madre Tierra, así podemos sintonizar con sistemas ancestrales y tradiciones milenarias que mantienen nuestro cordón umbilical con la matriz que nos dio vida, para recuperar nuestra inocencia y nuestra pureza. De la misma manera podemos acceder al origen o inicio de algo pasado o presente.

El Ser Original, la esencia primigenia a la que debemos volver para reconocernos en nuestra fuerza y poder. Por eso, es necesario aprender de los ciclos pasados y respetar los ciclos presentes para continuar unidos a la vibración evolutiva del Cosmos. La reconexión con los orígenes es reencontrarse consigo mismo, como persona, como familia, como grupo, como pueblo, como humanidad.

La Nutrición

Nuestro organismo necesita alimentarse de los nutrientes cósmicos, la alimentación es nuestro contacto necesario e ineludible con las energías del Universo. Nutrirnos bien es parte de nuestra realización como hijas e hijos de la Madre Tierra. No solo hay que cuidar el cuerpo físico, el ser humano es holistico y su concepción es a todos los niveles, por eso es importante reflexionar sobre como nos cuidamos y el alimento que nos damos, empezando por nosotros.

Las emociones, la mente, ideas, pensamientos, actitudes, dolores, enfermedades… todo ello relacionado con nuestra manera de pensar y actuar, sustentan nuestro alimento divino. Así, para ser portadores de nuestra propia luz hay que atender nuestra alimentación, que comemos físicamente, que pensamos mentalmente, como sentimos emocionalmente… y descubrir aquellos hábitos que nos benefician o perjudican , ya que generan patrones y actitudes de comportamiento.

Energía Femenina

El Dragón es energía femenina, es la frecuencia de la madre/padre que pare y protege al hij@ y lo cuida, alimenta, enseña y acompaña en su desarrollo, es el espacio donde todos vamos, cuando necesitamos sentirnos seguros y protegidos. La energía maternal nos brinda los cuidados pero también el aprendizaje del amor bien dirigido.

La Madre Tierra es una de las diversas manifestaciones de la luz original, ella recibió su vida, formó su cuerpo, su energía, su conciencia. Ella reconoce su origen y está receptiva para sintonizar con las vibraciones del Universo para su formación, nutrición, crecimiento y madurez.

Aprender de ella significa ocuparnos de crear las condiciones perfectas para mantener nuestra vibración original, cuidar y protegernos en cuerpo, mente y emoción para renacer cada día con más consciencia de unificación interior, para llegar al ser que siente el vinculo con todo lo que existe.

La Personalidad Dragón

Si tu frecuencia es el Dragón, eres una persona solidaria y original. Iniciadores a todos los niveles siendo capaces de dar vida a hijos, proyectos, ideas, empresas, grupos para diferentes actividades… y con la capacidad para sostenerlos en el tiempo. Su energía les permite iniciar seres en el camino de regreso al origen. Son personas cariñosas y maternales, les gusta cuidar y que los cuiden, familiares, caseras, el hogar es importante para ellas, lo protegen y miman.

Un Dragón dormido no se siente merecedor, le falta confianza. Puede desarrollar la pereza o empezar cosas que no termina. Siente miedo a no poder satisfacer las necesidades básicas, alimentación, vivienda… y no se siente a gusto cuando los otros le dan. Susceptible y demasiado pendiente de lo que opinen los demás. Cuidado con la actitud de colocar a los demás delante, en el ayudar el dragón se siente bien, pero es importante que no se olvide de él mismo intentando salvar y complacer a todo el mundo.

Un día Dragón

La energía de un día Dragón es para cuidarse, cooperar y ayudar, empezando por nosotros mismos y acabando en los demás. Buen momento para iniciar nuevas cosas, proyectos, poner en marcha aquello que está parado o postergado; para modificar pautas nutritivas, tanto en alimento, pensamiento o emoción, como en ayudar a sostener una idea o un trabajo.

Es un día en el que fácilmente puedes acceder a estructuras origen, es decir recordar en que momento se inició esto o lo otro, cual fue el primer gesto, palabra o acción; en este sentido en todo aquello que quieras solucionar o cambiar, el dragón te ayuda a recordar el motivo original, sea para solucionar algo que no va bien o para hacer memoria de lo que te impulsó a escoger esto o lo otro en ese momento.

Datos técnicos:

Espejo Magnético