Concepto cristales[pag. 1]

cristales

La palabra proviene del griego krystallos. Inicialmente el nombre provenía de “kryos” que significa frío, aludiendo a la formación del hielo a partir del agua. Posteriormente el nombre cambió de connotación al referirse más bien a la transparencia, por lo que los griegos dieron el nombre “krystallos” al cuarzo, creyendo inicialmente que se trataba de una variedad de hielo que no se licuaba a temperatura ambiente.

La mayoría de los cristales naturales se forman a partir de la cristalización de gases a presión en la pared interior de cavidades rocosas llamadas geodas. La calidad, tamaño, color y forma de los cristales dependen de la presión y composición de gases en dichas geodas (burbujas) y de la temperatura y otras condiciones del magma donde se formen.

Como cristales se llaman a aquellos compuestos químicos dotados de estructura cristalina, que gracias a ésta les aporta cualidades especiales. Los cristales pertenecen a la Tierra, se encuentran repartidos por toda su superficie y, aunque a simple vista no lo parezca, también son seres vivos que absorben, almacenan, liberan y regulan energía así que todos los cristales son excelentes desbloqueadores energéticos.

De entre ellos, los cuarzos son los minerales más abundantes –constituyen el 12 % de la corteza terrestre–, quizás por esta razón, desde hace milenios son la especie mineral más utilizada en terapias alternativas y naturales. De hecho, se dice de los cuarzos que son los amplificadores energéticos más potentes del planeta.