a title
Descubre el Tzolkin Maya

Biblioteca Tzolkin

Kin

La Inspiración surge del Corazón

La lección más difícil que afronta la semilla es la de abrir su corazón, porque tiene la creencia que si abre el corazón mostrará su debilidad o eso nos hacen creer… Pues bien, el hecho de abrir el corazón es lo que le permite a la semilla dar su máximo potencial, abrir el corazón permite que fluya la energía de luz en todo su campo energético y canalizar el amor incondicional en todo su Ser.

Cuando la semilla toma conciencia de quién es, es cuando se inspira en el amor para florecer y expandir su fragancia, mostrando su belleza y alegría al mundo, simplemente siendo lo que es, sin ninguna pretensión de ser algo que no es. Atiende a tu corazón, es el centro de mando de tu vida, porque si un corazón no siente felicidad, algo hay que no está funcionando como debería. Pregúntate si en primera estancia te respetas y eres fiel a lo que sientes, porque si no es así, algo deberás cambiar en tu vida.

Canaliza los mensajes del viento, tu espíritu baila con la brisa para hacerte llegar la necesidad de convertirte en amor y para eso primero deberías empezar a perdonarte, por todo aquello que de manera inconsciente sucedió en tu vida por obra u omisión.  Deja de lamentarte de una vez, asume el amor por ti mismo, si tú no lo haces, nadie lo hará por ti; así que si tienes miedo, déjalo a un lado, y empieza a abrir tu corazón a la mayor energía del universo, el amor incondicional.

Estamos en el eje de resonancia de este ciclo, no nos podemos despistar, es el momento de empezar a amarnos, amar nuestras luces y sombras, amar nuestros aciertos y errores, amar lo que somos, e invocar la energía de la compasión en nuestra vida, cuando lo creamos conveniente, porque el amor es lo que nos permite canalizar la energía más elevada y vibrar desde el ser original nos sintoniza con la frecuencia del amor incondicional.

El amor por uno mismo, es un tema que no se puede posponer, debería estar en primer lugar de nuestra lista de tareas cada día… Ha llegado la hora de perdonar las ofensas propias y ajenas, abramos nuestro corazón a la luz del perdón, dejémonos inspirar por nuestro espíritu, comuniquemos desde la sintonización del amor incondicional, para hacer de este mundo un mundo mejor, dónde encontremos más paz, más perdón y sobre todo, mucho más amor.


Ama, ámate, amando ama, para convertirte en amor, yo soy otro tú


perro 7

(Perro Resonante blanco, kin 150)

Espejo Magnético

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>