a title a title a title
Tzolkin Labs

Leer más »

Reiki Cristales Etéricos 1

Leer más »

Kin

Lo que el ojo no ve…

Un día perfecto para producir la visión del cambio que queremos ver en nuestra vida, es el momento de elevarse para ver aquello que nuestro ojo no ve de nosotros mismos, esas estructuras construidas con tanto mimo que nos cuesta horrores desprendernos de ellas.

Lo que nuestros ojos físicos no ven, es producto de un sistema que sólo nos hace poner la atención en lo sólido y material, cuando crecemos la mayor parte de nosotros perdemos nuestra habilidad de ver con nuestro ojo interior, de percibir con otros sentidos que no sean sólo físicos. Es por eso que lo invisible es tan importante, el cambio “per se” es algo abstracto, que se desarrolla en nuestra mente para pasar de una situación a otra, es una oportunidad para elevar nuestra visión y florecer a un nuevo Yo, más conectado con las sensaciones, percibiendo a través de los sentidos, percibiendo a través de nuestra intuición y de esa visión interior cristalina que a veces tenemos de las cosas.

Perfeccionar nuestra visión nos proporciona una nueva forma de vernos a nosotros mismos, hoy es un día para estar atentos a aquellas cosas importantes que a veces a simple vista no vemos, cuando enlazamos la creatividad y la intuición, se nos abre una nueva dimensión de posibilidades, donde podemos encontrar las oportunidades de hacer cambios convocando la creatividad de nuestra mente superior y así poder desapegarnos de lo material, de lo denso que no nos permite ampliar nuestra mirada.

Al elevar nuestra visión y ampliar nuestra perspectiva, nos damos cuenta que tenemos a nuestra disposición muchas herramientas para generar cambios, desde la creatividad, que nos permite dar soluciones nuevas y originales a viejas estructuras de pensamiento, nuestra mente superior, que permite concentrar la energía en resolver y producir los ajustes necesarios para que los cambios se lleven a cabo, hasta nuestra fiel consejera, la intuición con su sabiduría íntima acerca de que es lo mejor para nosotros mismos, de la cual tenemos que estar atentos y no subordinarla de manera automática a la razón.

Los cambios suceden por decisiones internas, por una suma de pequeñas acciones, que tenemos que prestarles atención en todo el proceso, para atinar el momento justo para que se produzcan de la manera que queremos. Disponemos de la fuerza necesaria, para afrontar estos nuevos cambios, lo nuevo no tiene que ser sinónimo de miedo, sino de hacer realidad los sueños que anidan en nuestros corazones, sintonizando con la abundancia de la vida, para crear nuevos espacios para que nuestra alma se pueda expresar en plenitud.

El águila nos invita a sobrevolar nuestros miedos y a medida que ganamos altura, éstos se van haciendo más pequeños, a medida que vamos viendo el cuadro mayor y enfocándonos en lo que realmente es importante, se manifestarán las oportunidades para que podamos producir cambios significativos y que éstos se hagan realidad de forma inmediata.


Yo soy la visión del cambio manifestada en mi vida, yo soy otro tú


(Águila Planetaria azul, kin 75)

Espejo Magnético

2 respuestas para Lo que el ojo no ve…

  1. Hola Daniel! Hace tiempo que los sigo y las palabras que leo resuenan profundo en mi alma! Desde el lunes estoy con conjuntivitis y me he estado preguntando qué es lo que no quería ver, que ha hecho que mi ojo izquierdo me dé una señal!! Y casi como encontrando la respuesta, me llega tu mensaje!! GRACIAS!!! por estar ahí!!! Yo soy otro tú!

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>