a title
Descubre el Tzolkin Maya

Biblioteca Tzolkin

Kin

Rinde culto a tu originalidad

Ha llegado el momento de iniciar el proceso de transformación interna, sólo sabiendo quiénes somos y profundizando en nosotros mismos podremos descubrir todo nuestro potencial y originalidad.

Nuestro proceso de florecimiento tiene que arraigar en tierra, porque necesitamos una base sólida sobre la que florecer, esto quiere decir conocernos en profundidad, saber dónde están nuestros puntos débiles es crucial si queremos florecer altos y fuertes, porque sin una buena base basada en la transformación y aceptación de nuestras sombras, no lograremos crecer alto, y si lo hacemos tenemos  gran probabilidad de venirnos abajo, por falta de toma tierra.

En este sentido no hay atajos, si realmente no haces todo el proceso de reconocerte, no podrás evolucionar a un nuevo estado que es el propósito de la tormenta. Marcar el ritmo adecuado e irnos igualando requiere de dos crecimientos; uno tomando tierra cada vez más, enraizando con lo que somos, nos guste más o menos, y por otro lado empezar a mostrar nuestra esencia, que no es más que romper la cáscara y empezar a atravesar la oscuridad de la Tierra para ir en busca de la luz que toda simiente tiene en su interior.

Este doble crecimiento es el que tiene la capacidad de estabilizarnos, poniendo orden en todas las etapas, organizando los ritmos de transformación necesaria para llegar a ser lo que somos, cada día acercándonos más al Sol, cada día renovándonos y purificándonos con el agua de la lluvia, meciéndonos con el viento que de manera sincrónica nos envía las señales necesarias para dar el siguiente paso en nuestro crecimiento,  que a la postre será nuestro florecer.

Sólo nos podemos transformar en aquello que ya somos, nuestro florecimiento nos aguarda en el interior a que las condiciones sean las adecuadas, para empezar a florecer a nuevo Yo, a la esencia a la que todos nos debemos, pero que hay muchos que luchan contra ella, impidiendo que el ciclo de transformación natural se de por sí mismo y entrando en una vida tormentosa y poco significativa.

Presta atención a tu semilla interior, tu esencia, es ella la que te guiará por el camino de transformación de tu semilla interna a tu nuevo Yo, que puede ser un árbol, un arbusto o incluso una brizna de hierba. Todo es importante, pero conectar con la esencia de lo que somos es crucial para poder florecer a un nuevo estado de conciencia , dónde sabemos quiénes somo y porqué estamos aquí.

Presta atención a las sincronicidades que te suceden, no dejan de ser señales en el camino, son la tierra fértil que necesitas para florecer. Organízate desde el aquí y ahora, fluye con cada instante, desde la humildad y receptividad del momento. Elévate como nunca antes para tener una visión cenital de tu vida, conectando tu esencia con tu mente superior, entendiendo el propósito de tu transformación, de una forma clara y precisa. Desarrolla tu creatividad y ves organizando con mimo cada paso de tu crecimiento, para convertirte en lo que has venido a ser.


Tu esencia marca el ritmo, eres una semilla con el propósito de transformarte y florecer, sé original, yo soy otro tú


foto semilla 6

(Semilla Rítmica amarilla, kin 84)

Espejo Magnético

Deja un comentario

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>